Trastornos fóbicos

¿Qué es?
Se entiende por fobia un miedo excesivo, irracional y persistente ante un objeto, actividad o situación que determina un deseo imperioso de evitar aquello que se teme.
El ataque del pánico se produce cuando la angustia se hace insoportable. En ese momento se combinan sentimientos de opresión, miedo o temor y síntomas físicos, que se traducen en arritmia cardiaca, dificultades respiratorias, dolores abdominales, mareos, temblores, sudoraciones, escalofríos, miedo a volverse loco o perder el control, etc
Los trastornos fóbicos se dividen en tres grandes categorías: agorafobia, fobia social y fobia simple.

Época de la vida
La agorafobia suele comenzar en la adolescencia y en la mitad de la cuarta década de la vida.
La fobia social aparece típicamente a mediados de la edad adulta con antecedentes infantiles de timidez o inhibición social.
En las fobias específicas los primeros síntomas aparecen en la niñez y en la primera etapa de la adolescencia.
La de tipo situacional puede ser consecuencia de la exposición a un acontecimiento traumático y la edad de inicio suele ser más tardía.

Síntomas
Agorafobia
Son personas que sienten miedo a estar solas o a sentirse atrapadas en ciertos lugares públicos, donde puede resultar problemático en algún momento el rápido acceso a una salida o a un lugar de seguridad.
Puede darse con o sin ataques de pánico.

Fobia Social
Cuando se dice que una persona tiene fobia social, se está indicando que teme y evita las situaciones en las que puede verse expuesto a la mirada de los otros. El miedo a ser observados por la gente puede implicar, según los casos, el tema a hacer el ridículo y llamar la atención, a fracasar en la tarea, a perder el dominio de sí mismo, caerse o tambalearse, y a mostrarse avergonzado o ruborizado.

Fobia Simple
La fobia simple es el temor acusado y persistente que es excesivo e irracional que es desencadenado por la presencia  o anticipación de un objeto o situación, como animales, alturas, los espacios cerrados, precipicios, volar, las tormentas, sangre o inyecciones,  conducir, etc.

Cómo se diagnostica
El diagnostico se realiza previa evaluación clínica completa realizada por un profesional.
La persona debe cumplir los criterios de dicha patología, realizándose  un diagnostico diferencial respecto a otros trastornos, para ello se utilizan los criterios diagnósticos de alguna de las clasificaciones de enfermedades psiquiátricas  (CIE-10 ó DSM)
El trastorno crea un malestar significativo en una o varias areas de la vida del paciente.

Pronóstico
No existen datos claros a este respecto, dependiendo del inicio, gravedad y características del caso concreto.
En la fobia social, el curso tiende a ser crónico aunque a veces remite total o parcialmente.
Las fobias específicas que persisten durante la etapa adulta remiten en un 20% de los casos. En todo tipo de fobias el pronóstico mejora si se trata adecuadamente el cuadro.

Tratamiento
El tratamiento de los trastornos fóbicos varía dependiendo del tipo de fobia y de la situación específica del paciente.