PSICOFARMACOLOGÍA

El sufrimiento mental en algunas ocasiones es de tanta intensidad que se requiere el uso de medicación para aliviar los síntomas, en primer lugar por disminuir el tormento por el que pasa la persona y por otra parte  para que el trastorno evolucione positivamente de manera más rápida y alcanzar el equilibrio de forma más permanente.

La medicación no sólo es compatible con otros tratamientos psicoterapéuticos, sino que debe contribuir a que estos tengan una mayor eficacia. De hecho en ocasiones los síntomas son tan  poderosos que impiden que el paciente evolucione en su progreso en la psicoterapia, por lo que la medicación se convierte en un aliado fundamental.

Por otra parte, en algunos cuadros psiquiátricos la medicación es imprescindible y está ampliamente demostrado científicamente que su uso mejora el curso y el pronóstico de algunos trastornos psiquiátricos, permitiendo una mejor calidad de vida y de desarrollo personal. Es importante señalar que el tratamiento farmacológico prescrito por un facultativo médico, tiene que ser individualizado, no se debe dar la  medicación psiquiátrica sin conocer bien las circunstancias del paciente, así como su caso en particular o las condiciones concretas por las que se ha generado su caso.

Por esto un estudio individualizado y coordinado, cuando son varios profesionales los que atienden el problema, es importantísimo para la correcta prescripción psicofarmacológica, así como su control, dependiendo de los cambios que vayan surgiendo en la evolución del trastorno.

¿Necesitas más información o tienes alguna duda?